lunes, 5 de diciembre de 2016

UN TESTIMONIO DE UNA JOVEN , NO IMPORTA EL SITIO, SINO EL MENSAJE. LEERLO DESPACIO Y REFLEXIONAR ( POR FAVOR). QUIZÁS AYUDE A ALGUIEN A REACCIONAR.

UN TESTIMONIO DE UNA JOVEN , NO IMPORTA EL SITIO, SINO EL MENSAJE.
LEERLO DESPACIO Y REFLEXIONAR ( POR FAVOR). QUIZÁS AYUDE A ALGUIEN A REACCIONAR.
Las drogas las probé por curiosidad a los 12 años. Mi primera experiencia fue con la marihuana, en el colegio. Me pillaron, pero solo me dieron un aviso, sólo porque era excelente alumna; ellos no le dieron mucha importancia, y yo tampoco. A los 15 años probé el alcohol. Ahí me fui a pique. Consumía cualquier cosa que consiguieray que me hiciera salir de la realidad. A los 16 años tuve una gran depresión y cambios severos de personalidad.
Por mi timidez, me refugié en las drogas. Yo era muy testaruda y mi madre no sabía cómo controlarme. Luego me metí a punk. Estuve dos años viviendo en la calle, y a veces llegaba a mi casa solamente a comer y ducharme. Mi mamá estaba histérica yendo al siquiatra, mientras mi hermana menor estaba sola. Yo estaba en mi mundo.
Ser punk tiene mucho que ver con ir contra la sociedad. Me junté con gente que asaltaba, que tenían lugares específicos donde se juntaban. En ese mundo comencé a conocer más drogas. Me identifiqué mucho con los punk, porque estaba como rebelada, tenía mucha rabia por muchas cosas. Siempre había sido la niña perfecta y me aburrí de eso, de esa pantalla. Con las drogas me liberé y fue como un castigo para mi familia. Les dije: "Déjenme tranquila, soy lo que soy". Tenía ganas de morirme, de desaparecer.
A los 16 años conocí a un amigo y llegué a estar más reventada que él. La onda punk es súper absorbente. Se maneja toda una imagen: pelos de colores, chaquetas de cuero, escuchando música agresiva. En los conciertos, lo único que hacíamos era pegarnos: "pegar, pegar, que el mundo se va a acabar".
Pero ya me sentía súper mal. Sentía que la gente con la que estaba no me apoyaba en nada, aunque siempre dentro de todas mis colocónes tuve algún momento de lucidez en que me decía que ese trajín no era lo mío. Me metí en un mundo del cual no podía salir. Para un Año Nuevo me desaparecí cuatro días. Anduve por todos lados, y mi madre, desesperada, salió a buscarme. Una noche, en que incluso me habían pegado en la calle, llegué de madrugada a mi casa, entré por la ventana de mi habitación y me acosté en mi cama, como si nada. Entró mi madre , me vio y dijo: ¡Basta, esto no puede seguir!. De inmediato ella contactó con comunidades terapéuticas y clínicas, que no podíamos pagar.
Un día, a las nueve de la mañana, mi mamá me despertó y me dijo que íbamos a ir a un lugar donde me ayudarían a salir de la droga. , donde me dijeron que, si seguía así, terminaría en la cárcel, en un hospital o muerta. Lo pensé y dije: ¡Tienen razón, yo quiero seguir viviendo!. En el fondo de mi corazón quería salvarme, y me quedé.
Al día siguiente no hubiera vuelto: era ¡ahora o nunca!. Tenía una angustia terrible, pensé que no iba poder. Ahora llevo 18 meses limpia y deseo ser terapeuta.

Las Personas se Hacen Adictas.

Te preguntas

EstheR Sánchez Orantos

Te preguntas...............Te preguntas muchas cosas, pero no todas tienen la respuestas que tu deseas, pero has de seguir avanzando, para no quedarte estancada, en las cosas que solo llevan a la oscuridad, del que no lo intenta, del que solo busca depender o dominar, del que no confía, ni respeta , porque se tiene más miedo, que vergüenza, pero el tiempo y la vida van enseñando que hay que dar un voto de confianza, que hay que caminar mirando al frente, para poder cambiar aquello que no nos aporta luz y eso es lo que vale y cuenta.

Te preguntas muchas cosas, pero no todas tienen la respuestas que tu deseas, pero has de seguir avanzando, para no quedarte estancada, para poder dar sentido a todo, para crear un proyecto lleno de ilusión, aunque cueste mucho esfuerzo, aunque requiera tropezarse y equivocarse, porque es el que vas haciendo, poco a poco, el que vas intentando aun sangrando el corazón, el que haces posible, porque vas valorando y agradeciendo todos los apoyos, todos los motivos, los detalles, los momentos, porque es así como te vas haciendo responsable de tu realidad, de tu historia, y evitas repetir las cosas innecesarias.

Te preguntas muchas cosas, pero no todas tienen la respuestas que tu deseas, pero has de seguir avanzando, para no quedarte estancada, para poder expresar desde tu libertad, para poder mirar con los ojos del corazón, sin perder tu tiempo en convencionalismos, en tradiciones, que no entiendes, en fanatismos, que solo llevan a la destrucción de las personas, a todo aquello que solo dirige a la falta de humildad, a violencias gratuitas, a no querer ser persona y si una simple pasajera de este mundo, que es el que hacemos día a día con nuestra actitud.

Te preguntas muchas cosas, pero no todas tienen la respuestas que tu deseas, pero has de seguir avanzando, para no quedarte estancada, para ir construyendo tu horizonte sin crear murallas, sin cerrar puertas y ventanas, teniendo la conciencia tranquila, con una sonrisa, porque siempre podrás gritar a los cuatro vientos que lo has intentado, que has aprendido las lecciones, de los errores, que no te has llenado de rabia y rencores, que vas dirigiendo tu alma a la serenidad, para poder elegir, para poder optar por todo aquello que te ayude a ser tu misma, a ser feliz a tu manera y a entender que la vida es como es, pero que está en tus manos hacerla mejor de lo que es.

Te preguntas muchas cosas, pero no todas tienen la respuestas que tu deseas, pero has de seguir avanzando, para no quedarte estancada, para valorar y agradecer que hoy estas, lo cuentas y lo vives.EstheR SO se feliz

domingo, 4 de diciembre de 2016

Ya vienen

EstheR Sánchez Orantos

Ya vienen.................Ya vienen las ganas de hacer, de decir, de sentir, de aparecer, pero que todo sea para llenar de luz de verdad a los corazones, para olvidar todo aquello que provoca oscuridad, para dejar atrás los rencores, las rabietas, todas las historias, que solo conllevan a cerrar las puertas de la vida, de saber que cada cual es responsable de sus actos, pero que hay que tender las manos, para poder posibilitar la esperanza, la alegría, el saber ser y estar.

Ya vienen las ganas de hacer, de decir, de sentir , de aparecer, pero que todo sea para llenar de luz de verdad a los corazones, para sentir que estamos vivos, que no somos simples pasajeros, que no todo se basa en lo material, para hacer de este mundo algo más justo de lo que es, sin hacer tanta hipocresía social, sin tener que aparentar lo que no se es, para poder dar sentido a todo, para que no sea solo unos días, para poder dar lo mejor cada día, apartando las envidias, las intolerancias y las faltas de respeto.

Ya vienen las ganas de hacer, de decir, de sentir , de aparecer, pero que todo sea para llenar de luz de verdad a los corazones, para poder expresar no aquello que solo lastima, no solo la muestra de importancia, no los cambios de significados y valores, sino todo aquello que sirva para evolucionar, para regenerar el alma, para mantener ese equilibrio, que se consigue, cuando sabes valorar y agradecer cada momento, cada detalle, cada oportunidad, que la vida siempre brinda, cuando no te cierras, cuando tienes el corazón abierto y quieres ampliar tu horizonte, porque siempre merecerá la pena intentarlo.

Ya vienen las ganas de hacer, de decir, de sentir , de aparecer, pero que todo sea para llenar de luz de verdad a los corazones, para no buscar siempre culpables externos, para saber interiorizar las cosas y así poder afrontar las adversidades, con actitudes de superación, no de victimismo, para poder empatizar y con ello ir mas allá de lo que se ve y se siente, para poder ser coherente con una misma y ser consciente, que cada cual se merece sembrar lo mejor de sí y ampliar todas las opciones, para madurar y crecer.



Ya vienen las ganas de hacer, de decir, de sentir , de aparecer, pero que todo sea para llenar de luz de verdad a los corazones, para hacer posible lo que causa esfuerzo, sin dependencias, sin lloriqueos, sin tener que comprometer a otros para hacer lo que yo no soy capaz, por mis miedos e inseguridades, para poder agradecer que la vida es como es, pero que yo estoy, para superar todos los retos, porque hoy estoy, lo cuento, lo vivo y lo intento, a pesar de poderme equivocar.EstheR SO se feliz

sábado, 3 de diciembre de 2016

Sentí

EstheR Sánchez Orantos

Sentí.................Sentí que deje de sentir, cuando después de tanto tiempo, no hay señales de vida, ni de comportamiento, ni de ideas, ni de nada, todo se perdió, en un mundo lleno de grandes mentiras, de grandes desilusiones, de grandes desvelos, pero la vida te va enseñando a seguir adelante si o si, a pesar del dolor, a pesar de las historias, a pesar de los pesares, porque cuando tu das sentido a tu realidad no hay nada que pueda enmarañarla, porque la paz está contigo.

Sentí que deje de sentir, cuando después de tanto tiempo, no hay señales de vida, ni de comportamiento, ni de ideas, ni de nada, todo se perdió, pero el tiempo pasa y todo va fluyendo, todo está donde debe, porque a todo se va acostumbrando una, porque dejas de necesitar ciertas cosas y te vas dando cuenta que la vida es mucho más que todo eso, que no todo gira en torno a las personas, que se convierten en gente, cuando pierden el rumbo y el timón y solo buscan materialismos y superficialidad, porque es entonces cuando ya tienes todo perdido, cuando dejan de importar las personas y solo interesa lo que se ve, pero no permite sentir.

Sentí que deje de sentir, cuando después de tanto tiempo, no hay señales de vida, ni de comportamiento, ni de ideas, ni de nada, todo se perdió, cuando ya sabes el sentido y el significado real de todo, cuando entiendes que te queda mucho por caminar y andar, pero que lo debes de hacer por ti misma, que no puedes esperar, ni depender de lo que son cosas, que en un principio son esenciales, pero que con el paso del tiempo al parecer dejan de ser importantes, cuando empiezas a ser tu misma y dejas las nostalgias y a sentir que estas perdida en un mundo que está lleno de murallas, de envidias, de tormentas gratuitas, porque no sabemos priorizar y si infantilizar las cosas, dejando de ser responsables, para convertirnos en culpables de nuestra propia realidad.

Sentí que deje de sentir, cuando después de tanto tiempo, no hay señales de vida, ni de comportamiento, ni de ideas, ni de nada, todo se perdió, cuando ya empiezas a darte cuenta que se debe de dar sentido, que se tiene que serenar el alma, que te tienes que despojar de todo lo que provoca oscuridad y no te permite evolucionar, porque te va cerrando todas las puertas y ventanas, porque ya dejas de aparecer y dejas de apartarte de las cosas, que nunca merecerán la pena, porque es tu decisión, porque eres tú la que eliges, porque eres consecuente y porque cada día te vas convirtiendo en una persona que trata de luchar dando lo mejor.



Sentí que deje de sentir, cuando después de tanto tiempo, no hay señales de vida, ni de comportamiento, ni de ideas, ni de nada, todo se perdió, pero lo bello es que hoy estamos, lo contamos y lo vivimos.EstheR SO se feliz

viernes, 2 de diciembre de 2016

Los problemas que causan las drogas.

Los problemas que causan las drogas.
El consumo de drogas origina o interviene en la aparición de diversas enfermedades, daños, perjuicios y problemas orgánicos y psicológicos. Por ejemplo: Hepatitis, Cirrosis, Trastornos cardiovasculares, Depresión, Psicosis, Paranoia, etc. Los adictos suelen padecer una amplia gama de trastornos psicológicos, como estados de ánimo negativo e irritabilidad, actitudes defensivas, pérdida de autoestima e intensos sentimientos de culpa.
La adicción suele conllevar la aparición de multitud de síntomas físicos incluyendo trastornos del apetito, úlcera, insomnio, fatiga, más los trastornos físicos y enfermedades provocadas por cada sustancia en particular Los adictos a drogas, con frecuencia se ven envueltos en agresiones, desorden público, conflictos raciales, marginación, etc.
Cuando se comienza a necesitar más a las drogas que a las otras personas pueden arruinarse o destruirse las relaciones íntimas y perderse las amistades. Se puede dejar de participar en el mundo, abandonar metas y planes, dejar de crecer como persona, no intentar resolver constructivamente los problemas y recurrir a más drogas como "solución".
El abuso de las drogas puede también perjudicar a otros, por ejemplo: el dinero con que son pagadas las drogas puede privar a la familia de satisfacciones vitales como comida o ropa. El discutir los problemas y situaciones de la adicción puede generar conflictos familiares. Las reacciones violentas a las drogas pueden llevar al usuario a cometer asaltos e incluso asesinatos. Si una mujer embarazada toma drogas sin control médico puede ocasionar malformaciones genéticas en el nuevo ser que está en gestión.
Dado el ingente volumen de dinero que mueve el mercado de las drogas y el narcotráfico, tanto los consumidores como los países contraen importantes deudas; se crean bandas organizadas; se produce desestabilización económica nacional, etc.
El uso continuo de drogas puede ser muy caro, ya que sus costos se elevan a cientos y, en ocasiones, a miles de dólares por año. Para sostener su hábito muchos usuarios recurren al crimen. Al destinar la mayor parte del dinero a comprar las drogas, apenas queda dinero para otras cosas. Los ahorros se agotan y suele aparecer el endeudamiento. A veces para poder sufragar los gastos de la adicción se ve obligado a recurrir a actividades ilegales.
Cuando surgen los problemas en la vida de algunos adolescentes (regaños, golpes, desconfianza, incomprensión, conflictos económicos en la familia, padres adictos o divorciados, dificultad de aprendizaje escolar, etc.), reflejan una gran depresión emocional, en la que pueden sentirse llenos de rencor, ira y vergüenza, por el comportamiento de los padres, amigos o conocidos. Estos jóvenes buscan la manera de que no les afecte gravemente en su estado emocional y utilizan una forma de salir de ellos con ayuda de una adición.
Los problemas generalmente ocasionan en los adolescentes de presión, sentimiento de culpa, autoestima baja, evasión de la realidad, desamparo y prepotencia, ellos piensan que son los causantes del daño y posteriormente con el uso de las drogas
Las consecuencias son numerosas e inciden tanto en el plano individual como en el familiar y social.
La drogadicción acarrea al individuo graves daños físicos y psíquicos. El drogadicto pierde lo mejor de sí mismo: el autocontrol y la fuerza de voluntad. Se vuelve apático, desinteresado, ansioso. Pierde el estímulo por los logros personales y profesionales. Se aísla, desprecia los vínculos familiares y amistosos y se encierra en círculos por lo general marginales, donde le resulta fácil conseguir la droga.
Las repercusiones en el ámbito familiar también son importantes. La familia de un adicto casi siempre se ve desbordada en un intento de hacer frente al problema ya que se producen conductas delictivas.
En el ámbito social, las consecuencias más graves del consumo de drogas probablemente sean la marginación y la delincuencia. Por un lado, la distribución de drogas ilegales está controlada por organizaciones criminales, con las secuelas de corrupción y violencia que ello lleva aparejado, y por otro lado, el consumidor suele recurrir a conductas delictivas para poder adquirirlas
De este fenómeno derivan los sangrientos episodios de terrorismo relacionados con el narcotráfico y los ajustes de cuentas entre bandas de los que con frecuencia nos llega noticia a través de la prensa y la televisión. Es consecuencia de la drogadicción la psicosis, generalizada en ciertos sectores sociales, de inseguridad en las calles, motivada ciertamente por la identificación del concepto de drogodependiente con el de delincuente potencial.
Cabe destacar los extraordinarios costes sanitarios que se derivan de las toxicomanías y de las enfermedades relacionadas con ellas, así como los accidentes causados por drogadictos y el de los programas de prevención y tratamiento.

Valor para cambiar

 Despertar Azul.
Valor para cambiar

ALAC XVIII Aniversario



NO PONGAMOS NUESTRA VIDA EN SUSPENSO




NO PONGAMOS NUESTRA VIDA EN SUSPENSO
No podemos darnos el lujo de poner nuestras necesidades en suspenso, esperando a que otra persona nos llene, que nos haga la vida más agradable o que llegue y sea como nosotros queremos que sea. Eso crearía resentimiento, hostilidad, una dependencia enfermiza y un lío con el que tendríamos que lidiar después. Si hemos decidido que queremos una relación en particular o queremos esperar acerca de tomar una decisión sobre una relación en particular, entonces debemos seguir con nuestra vida en el ínterin.
Eso puede ser duro. Para nosotros puede ser natural poner nuestra vida en suspenso. Ahí es donde nos quedamos atrapados en las creencias codependientes: esa persona puede hacerme feliz....
Necesito que esa persona en especial haga una cosa en especial para que yo sea feliz.... Esa es una circunstancia que puede enganchar nuestra baja autoestima, nuestras dudas acerca de nosotros mismos y nuestras tendencias a descuidarnos a nosotros mismos.
Podemos meternos en una situación de varias maneras. Podemos hacer esto mientras esperamos una carta, mientras esperamos un empleo, mientras esperamos a una persona, mientras esperamos un suceso.
No tenemos por qué poner nuestra vida en suspenso. Habrá repercusiones si así lo hacemos. Sigue adelante con tu vida. Toma la vida un día a la vez.
¿Qué podría estar haciendo ahora para cuidar de mí mismo, para hacerme sentir mejor, para satisfacer mis necesidades de una manera apropiada, sana?
¿Cómo puedo adueñarme de mi poder para cuidar de mí mismo, a pesar de lo que la otra persona esté o no haciendo? ¿Qué sucederá si rompo el sistema y empiezo a cuidar de mí mismo? A veces obtenemos de inmediato la respuesta que queremos. Otras, esperamos un poco. A veces, las cosas no salen exactamente de la manera como esperábamos. Pero siempre se resuelven para bien y a menudo mejor de lo que esperábamos. Y mientras tanto, hemos manifestado nuestro amor a nosotros mismos viviendo nuestra propia vida y quitándole el control de ella a los demás. Eso siempre nos regresa multiplicando diez veces, porque cuando de hecho manifestamos amor por nosotros mismos, le damos a nuestro Poder Superior, a otras personas y al universo, permiso para enviarnos el amor que queremos y necesitamos. Dejar de vivir nuestra vida para hacer que suceda alguna cosa no funciona. Lo único que provoca es hacernos sentir desgraciados, porque hemos dejado de vivir nuestra vida.
Hoy me obligaré, si es necesario, a vivir mi propia vida. Actuaré conforme a mis mejores intereses, de una manera que refleje amor a mí mismo. Si le he dado poder o el control de mi vida a alguien que no sea yo mismo, y a alguien además que a un Poder Superior a mí lo recuperaré. Empezaré a actuar conforme a mis mejores intereses, aunque me parezca difícil hacerlo.

Borrar

EstheR Sánchez Orantos

Borrar..............Borrar un pasado, para ser aceptada, es como tratar de no sentirte orgullosa de lo que haces y eres, porque si para que te acepten necesitas no reconocer lo que eres, pierdes el tiempo y nunca serás feliz con lo que haces, porque siempre dependerás de dimes y diretes y de justificaciones, pero cada cual es cada quien, y siempre tendrás la oportunidad de ser tu misma, de sentir que todo el camino realizado, cuando has aprendido de él, es algo bello, porque te hace ser quien eres.

Borrar un pasado, para ser aceptada, es como tratar de no sentirte orgullosa de lo que haces y eres, es no entender que todos somos lo que somos, que hay que respetar todos los pasos realizados , porque nadie somos perfectos, porque gracias a esas equivocaciones, o a esos actos, hemos evolucionado y crecido, que nadie es quien para juzgar a nadie, que no se pueden cambiar los significados de las cosas, solo porque no seamos tolerantes con los tabúes, con los comportamientos, con algo que ya paso y está hecho.

Borrar un pasado, para ser aceptada, es como tratar de no sentirte orgullosa de lo que haces y eres, es no ser consecuente con lo que se piensa, es no ser responsable de la realidad que se tiene o se tuvo, es rendirte ante tus miedos, tus impotencias y no tratar de mejorar el horizonte, porque no eres tú la que piensas, lo piensan por ti, pero luego no vale llorar, porque las cosas no son como a nosotros nos gustan, no vale buscar culpables, excusas, para tirar la toalla, porque cada cual se busca sus consecuencias, cuando no se interioriza y se va de pasajera de una vida, que no se para nunca.

Borrar un pasado, para ser aceptada, es como tratar de no sentirte orgullosa de lo que haces y eres, es no expresar sentimientos, es variar la forma, pero no la manera, porque sigues sintiendo dependencias de lo que nunca te aportara luz, de lo que te llevara siempre a la oscuridad, porque no le das sentido, porque quieres caer bien a todo el mundo, pero te vas olvidando de las cosas y aportaciones que la vida te ha ido dando.

Borrar un pasado, para ser aceptada, es como tratar de no sentirte orgullosa de lo que haces y eres, es no saber respetarte por lo que eres, es estar en continua lucha contigo, por no aceptarte y no estar nunca conforme con lo que eres y has conseguido por tus propios medios, es no saber mirarte al espejo de la vida y estar orgullosa, porque todo lo que has hecho ha sido siendo responsable, es cerrarte puertas y seguir intentando depender de otros, sin saber que lo que no hagas por ti misma, no lo hará nadie por ti.

Borrar un pasado, para ser aceptada, es como tratar de no sentirte orgullosa de lo que haces y eres, es no saber agradecer y valorar las posibilidades de ser consciente que hoy estas, lo cuentas y lo vives.EstheR SO se feliz

jueves, 1 de diciembre de 2016

La drogadicción es como ir a la guerra


DEJEMOS QUE LA GENTE NOS APOYE.

DEJEMOS QUE LA GENTE NOS APOYE.

No elegimos convertirnos en adictos

Grupo Universal de Narcoticos Anonimos 2011
No elegimos convertirnos en adictos, y no podemos elegir dejar de serlo. Tenemos la enfermedad de la adicción. No somos responsables de tenerla, pero sí lo somos de nuestra recuperación. Después de enterarnos de que somos personas enfermas y que hay una forma de recuperarse, podemos dejar de culpar a las circunstancias -o a nosotros- y empezar a vivir la solución. No elegimos la adicción, pero podemos elegir la recuperación.

Tipos de trastornos de ansiedad en niños y adolescentes – Parte 1 y 2

Tipos de trastornos de ansiedad en niños y adolescentes – Parte 1 y 2
1. Trastorno de Ansiedad Generalizado ( TGA) El TGA es una excesiva preocupación sobre situaciones del pasado, del presente o del futuro,…
ANSIEDAD-DEPRESION.ES

Olvida

EstheR Sánchez Orantos

Olvida...............Olvida aquello que no te aporta nada de nada, déjalo pasar y sigue avanzando, porque de ello depende tu realidad, tu forma, tu manera, tu constancia, tu perseverancia, tus cosas, a veces se vendrán arriba, otras abajo, pero siempre te harán reaccionar, para no envenenar tu alma, con todo lo que nunca merecerá la pena.

Olvida aquello que no te aporta nada de nada, déjalo pasar y sigue avanzando, porque de ello depende tu realidad, tú respeto hacia a ti misma y a los que te rodean, tu amistad con las verdaderas personas, y el mantenimiento, a través de los cuidados, de ellas, porque serán motivos de evolución, de serenidad, de dejar guardado, en esa mochila llena de rabias y rencores, las cosas que solo te llevan a tus propias tinieblas, a tus miedos e impotencias, a todo lo que solo provoca oscuridad y un sin sentido.

Olvida aquello que no te aporta nada de nada, déjalo pasar y sigue avanzando, porque de ello depende tu realidad, tu manera de expresar libremente, sin ofender, desde lo más profundo de tu ser, que te lleva a sentir que no eres una simple viajera, sino que eres consecuente y coherente, con lo que haces, aceptando las consecuencias, de todo, para buscar soluciones y opciones y con ello poder valorar y agradecer todo lo que la vida te va aportando, que no es más, ni menos, que lo que buscas cada día, cuando superas tus retos con una sonrisa.

Olvida aquello que no te aporta nada de nada, déjalo pasar y sigue avanzando, porque de ello depende tu realidad, tu manera de afrontar las adversidades, que a veces son muy duras, realmente, otras las exageramos por nuestros miedos, pero lo importante es saber que tienes dones suficientes, coraje y fortaleza, para no dejarte vencer, para no perderte en los valles desolados de los que solo buscan halagos y compasión, para no responsabilizarse, porque te acabas dando cuenta que la vida la has de hacer tu y nadie más que tú, que los que están te pueden apoyar, pero nunca podrán decidir por ti.



Olvida aquello que no te aporta nada de nada, déjalo pasar y sigue avanzando, porque de ello depende tu realidad, tu reacción, tu manera de valorar , de sentirte viva en un mundo que todo es superfluo, en el que cuando estas viva no te quieren y cuando te vas y llega tu final todos parecen que te han querido, pero en el fondo todo es como tu creas que es, con sentido, sin sentido, porque de ti depende hacer tu cielo o tu infierno, de ti depende tu respeto y realidad y el saber que hoy estas, lo cuentas, lo vives y lo intentas. EstheR SO se feliz

miércoles, 30 de noviembre de 2016

El chivo expiatorio de la sociedad del consumo es el DROGADICTO.

El chivo expiatorio de la sociedad del consumo es el DROGADICTO.


Es El que encarna con mayor ejemplaridad las tendencias desenfrenadas al consumo y la búsqueda del placer que, en distinta medida, afectan a todos los miembros de la sociedad.
¿Qué mejor que la sustancia para vernos completos, sentirnos autosuficientes, negar la natural imperfección? Las drogas son, como nunca antes, la fuente en la que Narciso puede contemplarse y adorarse indefinidamente a sí mismo. Es la fuente donde, muchas veces, puede también ahogarse.
La sociedad no castiga al adicto al juego, al adicto a Internet, a los compradores compulsivos. El consumo desmedido de productos no es censurado, sino mas bien celebrado y alentado por los medios de comunicación y el inconsciente colectivo.
Todo lo negativo del exceso consumista que busca el placer a costa de un individualismo desmedido parece haber quedado reservado exclusivamente para la categoría del droga-dependiente. El adicto es el nuevo "enemigo social", y como tal, hay que excluirlo.
Las reacciones frente a este nuevo chivo expiatorio son siempre diversas: infunde pánico, inspira compasión, suscita desprecio, merece castigo o readaptación, se vuelve objeto de estudio. Lo que no sucede, lo que no se ve, es que el adicto no es mas que el ícono penalizado que simboliza y expresa, a costa de su propia persona, los males que afectan a la era del vacío.
Ahora bien, los problemas ocasionados por las drogas son de índole moral (es decir, referidos al accionar ilegal y a la libertad de los individuos) y de índole social (estragos, delitos, consecuencias negativas). Lo que ha hecho hasta el momento la sociedad, tratando de resolver por vía represiva los primeros problemas, es acentuar notablemente los segundos: los problemas de índole social.
Comprender la verdadera dimensión de la droga-dependencia implica no horrorizarse ni demonizar aquellas situaciones que son consecuencia de una tendencia global al consumo narcisista y banal, propio de la era del vacío.
Lo mismo sucede en la familia: el adicto se presenta como la oveja negra, el descarriado que ha perdido el rumbo y que debe ser rehabilitado. Es cierto que el consumo de drogas tiene consecuencias altamente negativas, especialmente para la propia persona. Pero no es cierto que sólo el adicto haya perdido el rumbo. La sociedad ha perdido el rumbo. La familia ha perdido el rumbo.
Encarnar en la categoría del adicto todas las culpas sociales no es mas que una nueva forma de marginar y excluir todo lo diferente, penalizando hipócritamente aquello mismo que como sociedad generamos.
Por lo tanto, ocupando hoy el lugar de otras problemáticas del pasado, el adicto es desde lo social empujado hacia los bordes ofreciéndosele el espacio de lo marginal como lugar propio y definitorio.
Decíamos: la familia ha perdido el rumbo… Si ,ya que somos los adultos-padres que, sin prestar atención , por tratar desesperadamente de evadir esa sensación generada por el vacío, conducimos a los jóvenes a la búsqueda desenfrenada del éxito total ,la competencia y el goce pleno:"Es sentir de verdad","Se lo que debas ser",o sea prometemos logros con la condición de que se siga consumiendo.
El adicto, recurre al "quita penas", sobrepasa el limite para escapar del peso de la realidad y otra vez nosotros no aceptamos (ni como familia, ni como sociedad) el desvío como expresión de la dificultad subjetiva, entonces acusamos al adicto a "necesitar" de lo que no es necesario.

Algo Bonito para deleitarse.

Algo Bonito para deleitarse.

Escucha y descarga los episodios de Mi música, tu música. gratis. Segundo programa dedicado a Leonard Cohen dentro del espacio Mi Música, tu…
IVOOX.COM

Valor para cambiar.

Valor para cambiar.

DESAPEGO.

30 de Noviembre, El lenguaje del adiós de Melody Beattie
DESAPEGO.
Un día, mi hijo trajo a casa a vivir con nosotros a un hámster. Lo pusimos en una jaula. Poco tiempo después, el hámster escapó.
Durante los siguientes seis meses, el animal corría asustado y salvaje por toda la casa. Y lo mismo nosotros para atraparlo.
“Ahí está. ¡Agárralo!”, gritábamos cada vez que alguien veía al hámster. Mi hijo o yo dejábamos lo que estuviéramos haciendo, corríamos por toda la casa y nos lanzábamos sobre el animal con la esperanza de atraparlo.
Me preocupaba por él, aunque no lo viéramos. “Esto no esta bien”, pensaba. “No puedo tener a un hámster corriendo suelto por la casa.
Tenemos que atraparlo. Tenemos que hacer algo”.
Un pequeño animal del tamaño de un ratón tenía en agitación toda la casa.
Un día, mientras estaba sentada en la sala, vi al animal correr por el pasillo. En estado de frenesí, empecé a abalanzarme sobre él, como generalmente lo hacía, y luego me detuve.
No, me dije. Estoy harta. Si ese animal quiere vivir en los rincones y escondrijos de esta casa, voy a dejar que lo haga. Estoy harta de preocuparme por él .Estoy harta de perseguirlo. Esta es una circunstancia irregular, pero así es justamente como va a tener que ser.
Dejé que el hámster corriera sin que yo reaccionara. Me sentía un poquito incómoda con mi nueva reacción -no reaccionar-, pero me ceñí a ella de todas maneras.
Me sentí más a gusto con mi nueva reacción, no reaccionar. Al poco tiempo, estaba perfectamente en paz con la situación. Había dejado de pelear con el hámster. Una tarde, unas cuantas semanas después de que empecé a practicar mi nueva actitud, el hámster corrió cerca de mí, como lo había hecho tantas veces y apenas lo mire. El animal se paró en seco, volteó y me miró. Empecé a abalanzarme sobre él. Él empezó a correr. Me relajé.
“Muy bien”, dije. “Haz lo que quieras”. Y lo decía en serio.
Una hora después, el hámster vino, se paró junto a mí y esperó.
Gentilmente lo levanté y lo coloqué en su jaula, donde ha vivido feliz desde entonces. ¿La moraleja de la historia? No te balances sobre el hámster. El ya está asustado, y tratar de atraparlo lo único que logra es asustarlo más y a nosotros nos vuelve locos. El desapego funciona.
Hoy me sentiré a gusto con mi nueva reacción de no reaccionar. Me sentiré en paz.